Solicite su Abogado Ahora
al Tel: (011) 5031-0701


O CONTÁCTENOS AHORA

¿Que hago si me sancionan en el Trabajo?

Primero hay que saber que las sanciones laborales son facultades expresas del empleador, es decir, el empleador está facultado por la ley de contrato de trabajo a establecer sanciones, en el caso de que el trabajador incurra en alguna falta.

Las sanciones laborales pueden ir desde una simple amonestación, como la suspensión laboral o el despido, deben ser comunicadas de forma escrita al trabajador, como lo establece el artículo 218 de la ley de contrato de trabajo (“Toda suspensión dispuesta por el empleador para que sea considerada válida, deberá fundarse en justa causa, tener plazo fijo y ser notificada por escrito al trabajador”). Por lo tanto los requisitos de una suspensión deben ser:

1- Justa causa: debe ser por falta o disminución de trabajo, no imputable al trabajador, por razones disciplinarias o fuerza mayor debidamente comprobadas.

2- Plazo fijo: la notificación debe contener plazo fijo es decir que se debe establecer el plazo que dura la sanción. Las suspensiones debidas a sanciones disciplinarias no podrán exceder de 30 días en un año, contados desde la primera suspensión.

3- Notificación al trabajador de la medida por escrito.

Una suspensión laboral es la medida que tiene la facultad de tomar el empleador ante una falta disciplinaria o por motivos económicos, como sería el caso de la disminución del trabajo. Durante la suspensión el trabajador no concurre al establecimiento de trabajo a realizar su función y no percibe remuneración por esos días, salvo que la suspensión no se haya hecho previendo los requisitos antes mencionados.

Primeramente ante una sanción, el trabajador dentro de los 30 (treinta) días, de recibida la notificación, podrá cuestionar la procedencia, y el tipo o la extensión de la misma para que se la sustituya por otra o se la reprima. Es importante tener en cuenta que vencido el plazo de los 30 días, la sanción

disciplinaria se tiene como consentida, es decir como que el trabajador la acepta tal cual.

Las suspensiones no podrán exceder del plazo de 30 días en un año, como ya lo hemos explicado, pero si excede y llega a los 90 días en un año, a partir de la primera suspensión y no es aceptada por el trabajador, este tendrá el derecho de considerarse despedido. Asimismo el trabajador tendrá derecho a percibir la remuneración por todo el tiempo que estuviere suspendido si hubiere impugnado la suspensión o si se hubiese o no considerado despido.

Es importante destacar que las sanciones pueden terminar en juicios laborales cuando el trabajador trata de reprimirla o sustituirla, por eso es necesario que se consulte con un abogado laboralista para que lo asesore y pueda buscar la mejor solución para el trabajador.

Click Here to Leave a Comment Below 0 comments

Leave a Reply: